• Horario de oficina L-V 09:00 -18:00

La almendra ecológica

Almendra ecológica española

La demanda de productos ecológicos ha crecido exponencialmente en los últimos años, por lo que el sector agroalimentario ha tenido que adaptarse para cubrir estas nuevas necesidades de mercado. De este modo, muchos agricultores han apostado por la almendra ecológica tanto por su alto precio en el mercado como por la contribución a la conservación de la salud y del medio ambiente.

Por qué comer almendra ecológica

Las almendras ecológicas registran una mejor conservación de los nutrientes, intensificando todas sus propiedades y consiguiendo el sabor intenso tan característico. Sin embargo, la principal diferencia con la almendra convencional está en el exhaustivo tratamiento que realiza el agricultor en su producción.

La ausencia de pesticidas o antibióticos presenta como consecuencia directa la obtención de una mayor frescura y naturalidad del producto, favoreciendo la alta calidad con la que se reconoce a la almendra ecológica española.

En cuanto al producto, el sabor auténtico lleva el sello de la almendra ecológica por sus elevadas propiedades naturales. Además, la concentración de nutrientes favorece la resistencia al producto rancio.

Por otra parte, la almendra convencional acumula menor cantidad de minerales frente a la ecológica, que intensifica los niveles de hierro y potasio.

El cultivo de la almendra ecológica

Cabe destacar que cualquier variedad de almendra puede convertirse en ecológica. Sin embargo, muchos agricultores se han decantado por aquellas que logran una mejor adaptación al clima y al suelo, evitando aquellas más propensas a plagas y enfermedades.

En la producción de la almendra ecológica se pueden encontrar las diferencias más significativas. De este modo, la conversión de la agricultura tradicional hacia la ecológica se realiza a través de cuatro modelos de producción: de subsistencia, tradicional, profesionalizada y el modelo de agricultura ecológica regenerativa de suelos.

Estos modelos presentan diferencias significativas, por ejemplo la cantidad de cosecha que se consigue, que oscila desde los 150-300kg/ha hasta los 700-1200kg/ha.

No obstante, existen diferencias entre las variedades de almendra que son más adecuadas para lograr la máxima calidad y que son más resistentes a heladas, sequías o enfermedades.

El mercado de la almendra ecológica

El reciente Informe Anual de la Producción Ecológica en España 2019, de Ecovalia, ratifica el aumento de la demanda de los productos ecológicos en España tras la Covid-19, señalando que el 68% de los consumidores españoles prefieren los productos ecológicos por ser saludables, además de prevenir enfermedades.

En cuanto a los datos sobre los frutos secos en el mencionado informe, estos ocupan el tercer puesto en cuanto a cultivo ecológico producido, con un total de 170.239 hectáreas. Así, el almendro español representa un 90% de los frutos de cáscara, siendo el primer productor a nivel europeo y el segundo a nivel mundial, por detrás de California (EE.UU.).

La diferenciación de la almendra ecológica española radica en su inigualable sabor y su alto contenido en minerales y ácidos grasos beneficiosos. Estas características se presentan como una gran oportunidad para favorecer la demanda del consumidor.

El producto nacional no tiene rival mundial, ya que ni Australia cuenta con la suficiente capacidad para este tipo de producción, ni California puede centrar sus esfuerzos en el cultivo de la almendra ecológica. Los motivos más significativos son el método de recolección y la sequía que sufre el territorio californiano. Los principales países destinatarios de almendra ecológica española son Alemania e Italia.

Además, cabe destacar que la almendra ecológica es la que mejor cotización consigue en España, llegando a los 8 y 9€/kg, convirtiéndose en la que mejor rendimiento económico está obteniendo. De este modo, la almendra ecológica es la que mejor comportamiento debido a los ascensos y la estabilidad en el precio.

¿Quienes consumen almendra ecológica?

En los últimos años el consumo de la almendra ecológica se ha visto intensificado ya no solo en el consumidor final sino en diferentes sectores como las turronerías o las pastelerías, convirtiéndose en el ingrediente estrella, tanto de múltiples recetas como en consumo de snack.

El sector del turrón ha visto un incremento notorio en la demanda de producto ecológico como consecuencia de la exclusividad que busca el consumidor.

En repostería, uno de los productos que también ha visto un aumento en la demanda ecológica es la harina para la elaboración de exquisitos dulces de sabor único y excepcional, así como la leche de almendra ecológica como alternativa al consumo animal.

La almendra ecológica como snack se presenta como la alternativa eficaz y saludable que no para de crecer.

También, hay que estar atentos al consumo de bebidas vegetales ya que está registrando un aumento considerable de la demanda, encontrándose cada vez más incorporadas en las dietas de los españoles.