• Horario de oficina L-V 09:00 -18:00

La industria de la almendra en España

Asesoría agrícola explotaciones de almendros

En los últimos años el consumo de la almendra no ha parado de crecer. España se ha convertido en el segundo productor mundial de almendra junto con EEUU y Australia (Avance datos Frutales Secos 2020 MAPA) a la vez que se reconoce como gran consumidor.

Fuente: INC

Fuente: INC

Hace unos años nadie podría creerse que los agricultores españoles dedicarían sus mejores explotaciones al cultivo de la almendra y es que desde 2017 hasta el año 2020 el crecimiento de la producción de la almendra española ha crecido un 118% (62.514 Toneladas).

*Estimación – Fuente: INC

La superficie de almendro cultivada en España ha ido creciendo año tras año hasta llegar a las 718.540 Ha cultivadas. Destaca el incremento de la superficie de almendro cultivado en regadío que ha crecido un 153% desde 2014 hasta 2020 (71.432 Ha) frente a la superficie de almendro en secano que ha crecido un 27,6% (128.191 Ha).

Fuente: MAPA con CCAA: Anuario Estadísticas Agrarias.

La almendra española ha ido cogiendo fuerza año tras año por la calidad del fruto así como también la apuesta decidida de los agricultores españoles.

Los principales países consumidores de nuestra almendra son: Alemania, Francia, Italia y en menor medida Reino Unido y Suiza (Aerofruse Informe abril 2020 -2021).

Pero ¿Quienes intervienen en la industria de la almendra?

En la industria de la almendra existen diferentes agentes implicados ya que el mercado demanda la almendra en diferentes formatos según su uso. Te contamos a continuación:

Las descascaradoras de almendra nos hacemos cargo de la limpieza, repelado, partido y calibrado de la almendra. Puedes conocer todo lo que hacemos aquí.

Por otro lado la industria de primera transformación se encarga de adquirir la almendra bien de la descascaradora o de la comercializadora en origen y realizar la elaboración de industrializados (láminas, bastones, harinas, cubillos, etc.).

Los principales sectores que demandan esta materia prima son la industria del turrón, mazapán o snack. (En algunos casos la misma comercializadora en origen realiza el proceso de descascarado y de primera transformación). A éstos se les denomina industria de segunda transformación.

¿Y cuáles son los principales sectores que demandan almendra?

La elevada cantidad de nutrientes que caracteriza a la almendra pone en valor su propio consumo. Sin embargo, no solo la industria agroalimentaria es la que busca el fruto de la almendra por su alto valor nutricional, sino que existen otros sectores que también son consumidores directos de almendras.

SECTOR AGROALIMENTARIO

El sabor agradable, exquisito y único de la almendra tan solo podemos encontrarlo en la comida. No solo como fruto seco, sino que la almendra ofrece al productor una gran versatilidad, gracias a la industrialización, que la cocina agradece.

La industria turronera, sin olvidar las panaderías y pastelerías, son los consumidores por excelencia de almendra, buscando siempre la máxima calidad y el mejor sabor en su materia prima. La excelencia que buscan las turroneras se justifica bajo el aprecio característico sobre las diferentes variedades de almendra española. A pesar de existir múltiples variedades, la más utilizada para la elaboración de turrones y mazapanes es la almendra Marcona.

Debido a la elevada cantidad de beneficios y propiedades que ofrecen las almendras, uno de los productos que mayor aceptación ha obtenido en el mercado es la leche de almendras como alternativa láctea, o incluso la harina de almendra. El principal motivo para su elección es que es más saludable, por lo que la industria vegetal se está convirtiendo, también, en uno de los consumidores importantes de almendra.

No obstante, el consumo de almendra se ha intensificado a niveles en los que llega a ocupar un alto porcentaje en su consumo como aperitivo, introduciéndose de manera clara y directa como uno de los elementos fundamentales de una dieta diaria y equilibrada.

SECTOR COSMÉTICO Y FARMACOLÓGICO

Las almendras mantienen la belleza en todas sus formas y la almendra dulce no solo es apta para la industria alimenticia, sino también para la cosmética a través del aceite vegetal que se obtiene mediante refinamiento o presión. El sector farmacológico también encuentra beneficio en los aceites de almendra por su capacidad de hidratación.

Los ácidos grasos que contienen las almendras son principios activos que repercuten en el cuidado de la piel y el cabello ante la falta de nutrientes. Su uso combate pequeñas arrugas y favorece la hidratación, mientras que mejora el aspecto cutáneo.

En este caso, el aceite puede ser aplicado de forma directa en la piel o a través de la mezcla de diferentes aceites. Una solución facial y corporal que calma y suaviza a la vez que hidrata y cicatriza ante posibles irritaciones, apta para todas las edades. Versatilidad y protección por excelencia.

Aprovechamiento de la cáscara de almendra

BIOMASA RESIDUAL SECA

Desde el 2010 hay estudios que confirman que el uso de la cáscara de almendra junto a otros plásticos ha dado como resultado nuevos materiales con aspecto a madera y nuevas propiedades.

También el plástico reciclado tradicional al que añadiéndole polvo de almendras le otorga rigidez y resistencia al calor.

COMBUSTIBLE RENOVABLE

Las cáscaras de almendra son perfectas para usarlas como combustible tanto para uso doméstico como industrial. Posee un alto poder calorífico.

Si estás pensando en comprar cáscara de almendra, llámanos: Contacto.

Conclusiones

En los últimos 10 años, tanto la producción como el consumo de almendra, se ha visto intensificado en todos los países del mundo de forma considerable.

No será de extrañar que la aplicación de la almendra la innovación y el desarrollo permitan que el uso de la almendra siga extendiéndose a otros ámbitos y sectores.